Skip to main content

Conan Doyle


Arthur Ignatius Conan Doyle (1859-1930), creador del detective Sherlock Holmes, es uno de los nombres ilustres que, en las páginas de la historia, permanecen vinculados con el mundo esotérico.

Su fascinación por los fenómenos paranormales, el espiritismo o las hadas, lo llevaron a militar en numerosas corrientes ocultistas en las que se involucró como adepto e investigador de los fenómenos extraños que asediaban a la sociedad Londinense, en la época victoriana.

Fotografías espectrales, libros sobre hadas, voces de ultratumba y apariciones fantasmales son, además de su mordaz detective, el legado de Sir Arthur Conan Doyle.

Contactos con el más allá

Una buena forma de entender las motivaciones que llevaron a Doyle a decantarse por el mundo de lo paranormal, sería indagar en su biografía y sobre todo en sus creencias personales. Podríamos pensar que una educación más o menos liberal, en cuanto a cuestiones religiosas, habría influido en el joven Arthur, que tal vez su predilección por los mitos y las actividades del más allá, se debieron a una respuesta exagerada contra la presión espiritual de la época.
Pero en cuanto nos fijamos en su credo, encontramos la primera de muchas contradicciones.
Conan Dyle provenía de una familia católica, se había educado en un colegio de jesuitas, pero antes de cumplir los 20 años renegó de aquella asfixiante tutela eclesiastica y se definio públicamente como agnóstico.

Lo curioso es que al tiempo, asistía con asiduidad a las sesiones espiritistas, que en aquellos años eran privilegio de clases cultas y acomodadas.
El espiritismo estaba de moda. Las Hermanas Fox fueron las responsables de que aquellas prácticas se extendiesen a modo de juegos de salón venidos a más y alcanzaran en pocos años, un rango casi científico.
En 1885 eran ya más de dos millones de personas las que se habían apuntado a la elitista moda del espiritismo. De esta legión de adeptos surgieron los ingenios técnicos y litúrgicos, con los que hoy en día se sigue intentando comuni

Popular posts from this blog

Palabras de poder

“¡Ah, la felicidad no está en el conocimiento, sino en la adquisición del conocimiento! La bienaventuranza eterna reside en conocer más y más, pero conocer todo sería la maldición de un demonio” Es Agathos quien hace esta reflexión en el diálogo de El poder de las palabras de Edgar Allan Poe y añade, refiriéndose al auténtico poder del verbo:Es, en verdad, demostrable que cada uno de tales impulsos dados al aire(las palabras), debe finalmente dejar su impresión en cada una de las cosas individuales que existen dentro del universo...”

El Mito del Hombre Lobo (parte I)

La creencia en los hombres lobo no tiene un origen determinado, ya en relieves asirios del siglo VIII a.C aparecen representaciones de actores vestidos con piel de lobo, ejecutando danzas rituales para aterrorizar a los espectadores. A lo largo de la historia, las fuentes que nos proporcionan indicios de transformaciones antinaturales son abundantes, pero en todos los casos el horror que infunde la bestia es equiparable a la impronta que ha dejado en el imaginario popular. Este es el primero de dos reportajes sobre el origen del hombre lobo que, maldito por los dioses y también por los hombres, sobrevive a los siglos alimentándose a partes iguales de nuestro miedo y nuestra devoción.

Demonios familiares

El demonio o espíritu familiar es una figura inseparable de la bruja, existen cientos de relatos basados en supuestas confesiones bajo tortura o relatos de testigos que confirman la presencia de estos demonios en el ámbito cotidiano de la vida de las brujas. Pero a nivel documental, esta constatación proviene casi exclusivamente de la aportación inglesa (y escocesa) a la teoría de la brujería, ya que el concepto del demonio como acompañante habitual apenas aparece en los procesos o manuales del resto de Europa.
Al parecer después de firmar un pacto con la bruja, el Diablo le daba un demonio de baja categoría que adoptaba la forma de un animal doméstico para aconsejarla y perpetrar en su nombre ciertos actos, como por ejemplo el asesinato. Esto demonios no tenían la facultad de proteger a la bruja en sentido físico, de hecho muchas de las descripciones de estos seres provienen de secretarios o jueces que los vieron materializarse en plenas sesiones de tortura y en ningún c…