Skip to main content

Fechas


Acabamos de celebrar el nacimiento de Jesús de Nazaret, la Navidad instituida el 25 de Diciembre, pero ¿es esta la auténtica fecha que señala el acontecimiento?. Como la mayor parte de hechos relacionados con la vida de Cristo, este punto también suscita controversias históricas.


En el año 379 de nuestra era, San Gregorio Nacianceno, acérrimo defensor de la divinidad de Jesús, impuso sobre otras cábalas el 25 de Diciembre como día de Navidad. Y como suele ocurrir con las remodelaciones de calendario festivo, no todos aceptaron de buen grado esta resolución. Durante diez años los cristianos de Antioquia se resistieron a acatar esta fecha, y en las tierras de Egipto la negativa se mantuvo por 52 años, hasta el 431.

En realidad, para los primeros cristianos la fecha del nacimiento de Jesús carecía de importancia, como herencia del Judaísmo y siendo Jesús Judío, la única gran celebración en aquellos tiempos era la Pascua.

La primera conmemoración de la vida de Jesús, fue el día de su bautizo en las aguas del Jordán a manos de su primo Juan el Bautista, este hecho se situó el 6 de Enero, día de la Epifanía. Los primitivos cristianos, los gnosticos, consideraban este momento el verdadero “nacimiento” del profeta, a partir del cual es reconocido como hijo del Dios supremo y alcanzaba la divinidad.

La elección del 6 de Enero como fecha del bautizo de Jesús, sienta precedente en lo que a “conversión” de calendario se refiere. La iglesia católica, desde sus orígenes, ha adoptado una estrategia similar a la hora de fagocitar otros cultos populares, adaptándolos a sus necesidades mitológicas particulares.
El 6 de Enero, se celebraban fiestas en honor a Dionisos, y en Alejandría conmemoraban el nacimiento de Eón, además el 6 de Enero estaba también consagrado a Osiris. La mejor forma de incorporar el nuevo culto era coserlo a fiestas ya establecidas sobre las que poco a poco la figura cristiana se fue imponiendo.

Fue en el Concilio de Nicea en el año 325, cuando se separaron los conceptos del nacimiento físico y divino de Jesús. Se estableció que Jesús nació de una virgen y era la encarnación de Dios, por lo cual los hechos del 6 de Enero, pasaron a un segundo plano en cuanto a relevancia historico-divina del Nazareno.
Así pues había que fijar una fecha para determinar en que momento nació Jesucristo.
Y es aquí donde empieza el auténtico baile de cifras.

Si nos remitimos a las escrituras, encontramos pistas ambientales que nos sitúan en el calendario:


El Evangelio de Lucas dice que cuando nació “había unos pastores acampados al raso guardando por turnos sus rebaños”. 
Los fríos invernales, que se recrudecen en aquellas latitudes, no permiten imaginar esta bucólica estampa a altas horas de la noche Palestina. Por el contrario, sugieren un clima cálido como el que se produce en las fechas previas a la primavera.

Lucas, también señala que “ no había sitio en las posadas” por eso Maria y José tuvieron que buscar refugio en un pesebre.
Según consta, las posadas se llenaban en fechas previas a la Pascua, ya que los Judíos se dirigían a Jerusalem, para la gran celebración.
Por todo esto, en un principio (y en el mismo siglo IV) se propusieron fechas entre abril y junio, para determinar el día del nacimiento de Cristo.

Pero no son las únicas que se han barajado, hilemos más fino.

En el ano 194 después de Cristo, Clemente de Alejandría dejó escrito que Jesús nació el 18 de noviembre del año 3 antes de nuestra era.
Y ofreció además dos fechas alternativas: el 19 de abril y el 20 de mayo.

150 años más tarde Epifanio, aseguró que el nacimiento había ocurrido el 6 de Enero, y fijó la concepción en el 20 –21 de Mayo.

En un cálculo realizado en el año 243 se apunta al 28 de Marzo, como día del nacimiento.

Sin perder el hilo temporal, comparemos otras fechas relevantes en la vida de Jesús y hagamos cálculos, teniendo en cuenta un detalle fundamental: el calendario que se utilizaba en la época de Jesús no era el Gregoriano, por el que nosotros nos regimos.
En aquel momento se contaba por el Urbis Conditae o De la Fundación de Roma.
Este calendario tiene su primer año establecido después del nacimiento de Rómulo y Remo, fundadores míticos de Roma (no entraré a discutir lo indiscutible respecto a Eneas y los Etruscos, cada cual puede fijar sus orígenes donde más le plazca).

Este calendario, cayó en desuso con los años, con el declive del Imperio Romano y al transportar las fechas al nuevo método, algunos quisieron determinar con exactitud el año del nacimiento de Cristo, para conservar la pureza histórica.
Es aquí donde aparece el Papa Juan I y su insaciable curiosidad.

El Papa encargó a un sabio Ruso, Dionisio de Escitia “El Exiguo”, que averiguara la fecha del nacimiento de Jesús a partir del antiguo calendario Romano, los datos que nos revela son ciertamente curiosos.
Dionisio analizó los textos de Lucas el evangelista en busca de fechas y encontró que en el capítulo 3:23 dice refiriéndose a la vida pública de Jesús: “tenía 30 años”.
Lo interesante era saber ¿cuándo tuvo 30 años? ¿en que fecha del calendario romano?
Por suerte Lucas matiza en 3:1 y dice “año 15 de Tiberio”.

El año 15 de Tiberio corresponde con el 783 del calendario romano.
Las matemáticas no fallan.
Si Jesús tenía 30 años en el 783, debió de nacer en el 753, por lo tanto el año 754 sería el primer año de nuestra era.
Según los cálculos de Dionisio hoy no estaríamos en 2007, estaríamos en 1253.

Sin embargo, estos datos también tienen matices. Volvamos por un momento a la fecha aceptada por la iglesia católica, a la que marca el año cero en el del nacimiento de Cristo hace 2007 años. Porque aquí también hay problemas, descuadran al menos 6 años.

En Mateo 2:1, se nos dice que “Jesús vino al mundo en tiempos de Herodes”.
Flavio Josefo, el historiador, dejó escrito en sus crónicas que Herodes murió en el 750 del calendario romano.
Por lo tanto Jesús debió de nacer al menos en el 750, o algunos años antes.
Pero los hechos se empecinan en seguir doblegando las fechas:

Mateo cuenta que los Magos de Oriente, fueron a ver a Herodes para preguntarle por el censo de los niños nacidos en aquellas fechas (buscaban a Jesús). Cuando los magos hablan con Herodes, esta en buen estado de salud.
Queda constancia histórica de que cuando Herodes enfermó, viajó hasta Jericó y a los baños de Calliroe. Por lo tanto debemos sumar el tiempo en que tardó en manifestarse la enfermedad, el viaje y su estancia en el balneario.

Además, no olvidemos que Herodes manda matar a todos los niños que tuviesen dos o menos de dos años, por temor a que se cumpliese la profecía y el nuevo rey le arrebatase el trono. María, José y Jesús viajan a Egipto inmediatamente después del nacimiento del niño, así que el mandato de Herodes no se cumple de inmediato, como han impuesto las escrituras, de ahí que el margen de edad de los niños ajusticiados se eleva hasta 2 años.

El descuadre oficial, es de 6 años.
Por lo que en lugar de celebrar la entrada a 2007, deberíamos contar que acabamos de empezar 2013.

Si os gusta más la cuenta de Dionisio, la Navidad debería celebrarse en primavera (19 de Abril o 20-21 de Mayo) y estamos en 1253.

Si preferís las cuentas de Mateo, estamos en 2013.

De todas formas, feliz año nuevo a todos.

Popular posts from this blog

Palabras de poder

“¡Ah, la felicidad no está en el conocimiento, sino en la adquisición del conocimiento! La bienaventuranza eterna reside en conocer más y más, pero conocer todo sería la maldición de un demonio” Es Agathos quien hace esta reflexión en el diálogo de El poder de las palabras de Edgar Allan Poe y añade, refiriéndose al auténtico poder del verbo:Es, en verdad, demostrable que cada uno de tales impulsos dados al aire(las palabras), debe finalmente dejar su impresión en cada una de las cosas individuales que existen dentro del universo...”

El Mito del Hombre Lobo (parte I)

La creencia en los hombres lobo no tiene un origen determinado, ya en relieves asirios del siglo VIII a.C aparecen representaciones de actores vestidos con piel de lobo, ejecutando danzas rituales para aterrorizar a los espectadores. A lo largo de la historia, las fuentes que nos proporcionan indicios de transformaciones antinaturales son abundantes, pero en todos los casos el horror que infunde la bestia es equiparable a la impronta que ha dejado en el imaginario popular. Este es el primero de dos reportajes sobre el origen del hombre lobo que, maldito por los dioses y también por los hombres, sobrevive a los siglos alimentándose a partes iguales de nuestro miedo y nuestra devoción.

El príncipe invisible

El 8 de noviembre de 1847 nacióBram Stoker, conmemoramos esta fecha de dos modos distintos: de un lado los que creen queDráculaes un invento cinematográfico, que Bram Stoker creó de la nada; del otro los que sabemos de quien bebió Stoker, a quien le hincó el colmillo para dar a luz su obra maestra. Opino que Drácula no está especialmente bien escrita, no tiene el brillo, ni la complejidad de sus precursoras. Me gusta, pero no es mi favorita. Debe ser porque el resto de la obra de Stoker no me acaba de convencer, así que es más mi vena mitómana que mi nariz literaria la que me inclina ante el vampiro de los Cárpatos.