Skip to main content

Palabras de poder


“¡Ah, la felicidad no está en el conocimiento, sino en la adquisición del conocimiento! La bienaventuranza eterna reside en conocer más y más, pero conocer todo sería la maldición de un demonio” Es Agathos quien hace esta reflexión en el diálogo de El poder de las palabras de Edgar Allan Poe y añade, refiriéndose al auténtico poder del verbo:Es, en verdad, demostrable que cada uno de tales impulsos dados al aire(las palabras), debe finalmente dejar su impresión en cada una de las cosas individuales que existen dentro del universo...”

Sea por boca del creador al que alude Poe, o desde la glotis de los simples mortales, las palabras tienen peso específico, son capaces de matar y también dar vida; modifican nuestro estado de ánimo, activan resortes físicos, disparan la imaginación o nuestros recuerdos. Sucumbimos víctimas de las palabras o las convertimos en baluarte de buenas intenciones, a modo de rubrica, por el inquebrantable valor de la palabra dada. Hay algo sobrenatural en el aire modelado, un poder extraordinario que ha inspirado creencias mágicas, supersticiones, tradiciones en forma de oración que sobreviven al tiempo y a la lógica.

Al principio


El poder de “crear”, atribuido al verbo, puede parecernos una idea trasnochada que apenas trasciende el ámbito de los textos sagrados, pero los efectos perniciosos de las malas palabras siguen presentes en los actuales manuales de psicología del comportamiento. Repasemos algunas muestras del impacto que determinadas palabras o expresiones, pueden causar en nuestra psique, extraídas del ensayo “Las palabras tienen poder” de Solange G. Savarejo:


Cuidado con la palabra "NO"
La frase que contiene NO, para ser comprendida, trae a la mente lo que está junto a ella.
El NO existe en el lenguaje pero no en la experiencia.
Por ejemplo: piensa en "NO"... No viene nada a la mente. Ahora, voy a pedirte, NO PIENSES EN EL COLOR ROJO... Te pedí que NO pensaras en el color rojo y probablemente pensaste. Procura hablar en positivo, di lo que quieres y no lo que no quieres, por ejemplo, una persona le dice a otra, "No toques mi ordenador", debería decir algo así como... " el único que toca mi ordenador soy yo", o "Tienes prohibido tocar mi ordenador”.

Cuidado con la palabra "PERO" que niega todo lo que viene antes.
Por ejemplo: "Pedro es un muchacho inteligente, esforzado, PERO..."
Substituye el PERO por Y, cuando sea oportuno.

Cuidado con la palabra "INTENTAR" que presupone la posibilidad de fallar.
Por ejemplo: "Voy a intentar reunirme contigo mañana a las 8". En otras palabras: Existe una gran posibilidad de que no vaya, pues voy a "intentar". Evita INTENTAR, ¡Házlo!


Cuidado con "NO PUEDO" o "NO LOGRO" que dan idea de incapacidad personal. Usa NO PODÍA o NO LOGRABA, que presupone que vas a lograr, que vas a poder, en un futuro próximo.

Cuidado con las palabras "DEBO", "TENGO QUE" o "NECESITO", que presuponen que algo externo controla tu vida. En lugar de ellas usa QUIERO, DECIDO, VOY.

Cambia el "SI" por "CUANDO". Por ejemplo: en lugar de decir "Si consigo ganar dinero voy a viajar", di "Cuando consiga ganar dinero voy a viajar.

Cambia "ESPERO" por “SÉ”. Por ejemplo: en lugar de decir "Espero aprender eso", di "Sé que voy a aprender eso". ESPERAR suscita dudas y debilita el lenguaje.

Substituye lo "CONDICIONAL" por lo PRESENTE. Por ejemplo: En lugar de decir "Me gustaría agradecer su presencia", di "Agradezco su presencia". El verbo en presente queda más fuerte y concreto.

El uso en “positivo” del lenguaje cambia no solo nuestro estado de ánimo inmediato, sino la forma de ver nuestro alrededor y el concepto que tenemos de nosotros mismos. No es de extrañar que a algo con este ámbito de influencia se le adivinen visos de divinidad.

Palabra de Dios


En la Biblia se especula mucho acerca del poder y de la bendición que hay en las palabras "dichas como conviene" (Proverbios 25:11). Ya que, es precisamente la palabra, el vehículo que Dios ha utilizado para comunicarse con los hombres y con todas las criaturas que pueblan el cosmos.

En los salmos de David encontramos una reseña que refleja la preocupación por encontrar las palabras correctas para comunicarse con Dios: "Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, oh Jehová" (Salmo 19:14).
Y del mismo modo, constan las reprimendas contra los que comenten abusos lingüísticos:
Algunos que jamás asesinarían a nadie ni cometerían adulterio con hechos lo hacen con palabras. Se puede destruir el carácter y la dignidad de alguien con lo que se dice” (Números 16).
Se debe tener mucho cuidado con lo que se habla. Si haces promesas debes empeñarte en cumplirlas. Debemos hacer honor a nuestras palabras, ya sean orales o escritas. Las palabras, al igual que los diamantes, deben mantenerse limpias y bien pulidas” (Proverbios 16:24; 25:11.)
Pero de entre las miles de palabras que nuestros labios son capaces de articular, sin duda las que más atraen nuestra atención son aquellas que están revestidas de aura mágica, las auténticas “palabras de poder”, las que son capaces de resucitar muertos y de remover con sus modulaciones las bases del universo.

Dímelo al oído

En la tradición musulmana, Salomón, fue el único capaz de someter a los Djins (genios de la lámpara terribles y maléficos). ¿Cómo lo hizo? Era fácil para Salomón dominar a los demonios del desierto ya que tenía en su poder un anillo, un “sello” en el que estaba grabado el “nombre de poder” que confería facultades extraordinarias a su portador.

El “Pesahim” es un tratado de reglas rituales hebraicas que recoge numerosas palabras que son fórmulas infalibles contra todo tipo de males. En él encontramos el término “Shabriri” como remedio para la fiebre y la ceguera.

Fue en la edad media cuando el médico del emperador Caracalla, sustituyó “Shabriri” por la archifamosa “Abracadabra” a modo de aspirina. Serenus Sammonicus (S II) citó “Abracadabra” en su tratado “De Medicina Praecepta” y desbancó a la hasta ahora recurrente “Shabriri”.

La popularidad del término le ha hecho sobrevivir a los siglos, pero ¿qué demonios significa Abracadabra?
Según Julio Cesar Scalígero, un sabio que vivio durante el siglo XVI, este ensalmo proviene del griego, o del persa o del egipcio y significa literalmente “Lanza tu rayo hacia la muerte”. Aunque esta acepción no es aceptada por todos, ya que según algunos eruditos que aluden al “Notaricón” hebreo, Abracadabra vendría a ser la traducción de las iniciales de “Padre, Hijo, Espíritu Santo” repetido varias veces.
Es frecuente encontrar la representación del término en tratados de la edad Media, en forma de triángulo invertido. Los significados que se atribuyen a esta extraordinaria palabra son muchos: nobleza, sabiduría, símbolo del agua...Fueron los alquimistas los que en mayor grado se dedicaron a darle vueltas al “Abracadabra” y la representaron de varias formas: como un cuadrado, como dos triángulos en forma de reloj de arena etc. Aunque su sentido de extraordinario poder iniciático se mantuvo intacto en todas sus rotaciones.

Ábrete Sésamo
 

Hemos de remitirnos de nuevo a la tradición árabe para rescatar una joya como la palabra “Sésamo”. En “Las mil y una noches” se la cita como ejemplo de una minúscula semilla que es capaz de generar un macrocosmos de la nada.
De lo que estamos seguros es de que es capaz de mover rocas, Alí Baba da fe de ello. Es genial, pero no la única:

  • Athoray, escrita sobre una tablilla de cobre daba poderes a los marinos, alquimistas y soldados.
  • Adelamen, pronunciada correctamente es capaz de derruir edificios
  • Alrchafray, inscrita en un triángulo de hierro destruía las cosechas.
  • Aldminiach sirve para fomentar la amistad y Almazar para provocar peleas.
  • Alzofora se utilizaba para fomentar los negocios y 
  • Azobra para favorecer los viajes.

Son palabras que confieren potestad, aunque mucho menos que las todopoderosas “Schemhamphoras” y “ Sabaoth” hebreas o el  famoso nombre del dios gnostico “Abraxas” que escrito en piedras, era portado por sus adoradores Basilideanos, a modo de talismán contra todos los males.

Los sonidos del silencio



La metafísica Hindú también se ha ocupado de elaborar su particular vocabulario en forma de “Mantras”.

Los Mantras son palabras o grupos de palabras que vienen utilizándose desde hace siglos para conseguir diversos efectos, hay que pronunciarlas a modo de salmodia, siguiendo las instrucciones que encontramos en los extensos tratados que sobre cada uno de los Mantras se han elaborado.
La etimología de la propia palabra resulta tranquilizadora, Mantra proviene del sánscrito: Man significa “mente” y Tra “protección” o “instrumento”.

Sea como fuere son millones de practicantes quienes sostienen el efecto beneficioso de los Mantras, no solo sobre la salud física, sobre todo aseguran que otorgan paz espiritual y claridad mental. Por si te son de utilidad recordemos algunos de ellos, los más tradicionales:


  • AOM: El gran sonido primordial, el sonido originario a partir del cual se creó el universo, el sonido de todos los sonidos juntos.
  • OM AH HUM: Tres sílabas de gran poder, que se utilizan para las finalidades siguientes: a) purificar la atmósfera antes de emprender un ritual o una meditación; b) trasmutar una ofrenda material en su contrapartida espiritual.
  • OM MANI PADME HUM: Significa "la joya del loto que reside dentro" Mani Padme representa la joya del loto, la sabiduría esencial que incardina las enseñanzas budistas, la esencia divina, mientras que Hum representa la realidad sin límites encarnada dentro de los límites del ser individual. ASí Hum une lo individual con lo universal.
  • OM KLIM CRISTAVE NAMA HA: Significa "en el nombre del todo que mi presencia crísitica venga a mí".
  • OM NAMAH SHIVAYA: Significa "en el nombre de Shiva". Es uno de los muchos mantras que invocan nombres de divinidades.
  • NAMY HO REN GE KYO: Este mantra japonés tiene un significado similar al anterior.

Parece ser que, después de todo, las palabras no se las lleva el viento, así que la próxima vez que vayas a hablar, piensa bien lo que dices. Recuerda que el lenguaje, en todas sus formas de expresión, solo es el resultado de tus pensamientos y hablará de ti para ahorrarte explicaciones o para sentar bases inamovibles en la relación con tus semejantes.

Popular posts from this blog

Demonios familiares

El demonio o espíritu familiar es una figura inseparable de la bruja, existen cientos de relatos basados en supuestas confesiones bajo tortura o relatos de testigos que confirman la presencia de estos demonios en el ámbito cotidiano de la vida de las brujas. Pero a nivel documental, esta constatación proviene casi exclusivamente de la aportación inglesa (y escocesa) a la teoría de la brujería, ya que el concepto del demonio como acompañante habitual apenas aparece en los procesos o manuales del resto de Europa.
Al parecer después de firmar un pacto con la bruja, el Diablo le daba un demonio de baja categoría que adoptaba la forma de un animal doméstico para aconsejarla y perpetrar en su nombre ciertos actos, como por ejemplo el asesinato. Esto demonios no tenían la facultad de proteger a la bruja en sentido físico, de hecho muchas de las descripciones de estos seres provienen de secretarios o jueces que los vieron materializarse en plenas sesiones de tortura y en ningún c…

El Mito del Hombre Lobo (parte I)

La creencia en los hombres lobo no tiene un origen determinado, ya en relieves asirios del siglo VIII a.C aparecen representaciones de actores vestidos con piel de lobo, ejecutando danzas rituales para aterrorizar a los espectadores. A lo largo de la historia, las fuentes que nos proporcionan indicios de transformaciones antinaturales son abundantes, pero en todos los casos el horror que infunde la bestia es equiparable a la impronta que ha dejado en el imaginario popular. Este es el primero de dos reportajes sobre el origen del hombre lobo que, maldito por los dioses y también por los hombres, sobrevive a los siglos alimentándose a partes iguales de nuestro miedo y nuestra devoción.